SUNEDU DENIEGA LA LICENCIA INSTITUCIONAL A LA UNIVERSIDAD LATINOAMERICANA CIMA


  • La casa de estudios no pudo corroborar el cumplimiento de ninguna de las Condiciones Básicas de Calidad que exige Ley Universitaria
  • A la fecha, la SUNEDU ha otorgado 87 licenciamientos y ha denegado 40 solicitudes a universidades y escuelas de posgrado en todo el país
La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU), mediante resolución de su Consejo Directivo, ha denegado la solicitud de licenciamiento institucional presentada por la Universidad Latinoamericana CIMA S.A.C. (ULC). En consecuencia, esta casa de estudios queda impedida de realizar nuevos procesos de admisión y debe iniciar un proceso ordenado de cese de actividades, supervisado por la SUNEDU, con un plazo máximo de dos años.
La ULC no pudo demostrar el cumplimiento de las Condiciones Básicas de Calidad (CBC) establecidas en la Ley Universitaria. Tampoco presentó un Plan de Adecuación (PDA) con presupuesto detallado y acciones específicas para subsanar las observaciones realizadas por la Superintendencia.
La ULC es una universidad privada de carácter societario con sede en la ciudad de Tacna y 8 años de funcionamiento. Su oferta académica está compuesta por 4 programas de estudio. Actualmente atiende a 1018 estudiantes. De estos, el 40% estudia Derecho. El otro 60% está repartido entre los programas de Contabilidad y Finanzas, Ingeniería Ambiental y Odontología.
Durante el procedimiento de licenciamiento, la universidad presentó un Plan de Adecuación en el que las actividades y resultados planteados no resultan pertinentes ni suficientes para levantar las observaciones realizadas y, con ello, garantizar el cumplimiento de las CBC.
Estas son las principales deficiencias detectadas por la SUNEDU en su evaluación a la Universidad Latinoamericana CIMA:
• No cuenta con el mínimo de 25% de docentes a tiempo completo. Además, se identificó que el 4% del total de docentes con horas lectivas no demuestran estar dentro del plazo de adecuación dispuesto en la Ley Universitaria para el semestre 2019-II.
• 6 de cada 10 docentes investigadores declarados no cuentan con disponibilidad para el desarrollo de esta actividad y/o ni con experiencia previa en investigación. Así, se evidencia que la universidad no ha logrado definir un perfil para el docente que realiza investigación.
• La ULC no pudo acreditar la ejecución de las actividades planificadas en sus instrumentos orientados a la mejora continua de las capacidades de sus profesores.
• La universidad no garantiza el funcionamiento de los procedimientos de seguimiento y monitoreo de los proyectos de investigación. Tampoco se evidenció la implementación efectiva del órgano de investigación, a pesar de lo dispuesto en su normativa interna desde el 2016.
• Si bien la ULC ha demostrado contar con líneas de investigación definidas que cumplen con su normativa interna, no demostró que la gestión de sus recursos económicos guarde correspondencia con los mecanismos para el desarrollo sostenido de la investigación.
• De igual modo, no acreditó contar con mecanismos efectivos de seguimiento y monitoreo que aseguren la integridad científica de sus proyectos.
• Existen inconsistencias en la formulación de sus instrumentos de planificación. A esto suma que, la falta de evaluación no permite a la universidad realizar acciones de monitoreo y control para orientar sus actividades hacia el cumplimiento de sus objetivos.
• No acreditó contar con las funcionalidades requeridas por los sistemas de aprendizaje virtual, pagos virtuales, gestión de biblioteca y gestión de indicadores.
• Respecto a la gestión de la calidad, además de que no se garantiza la disponibilidad del personal, se identificó deficiencias en el diseño de los Planes de Gestión de la Calidad, lo cual repercute en la implementación efectiva de los procesos de calidad de la formación académica.
• En la evaluación, se observó deficiencias en los procesos de identificación de peligros y gestión de riesgos. En ese sentido, no establece ni garantiza estándares de seguridad en su local, así como laboratorios e instalaciones que lo componen.
Finalmente, la universidad no evidenció contar con una adecuada gestión contable que permita evaluar su realidad económica y financiera. Debido a esto, no es factible asegurar un nivel de sostenibilidad financiera adecuado que le permita garantizar la asignación de los recursos necesarios para la mejora y mantenimiento de las CBC.

Author:

Anterior
Proxima